jueves, octubre 16, 2008
Shit happens! (II) - La maqueta maldita
Se recomienda leer también shit happens! (I).

- "Esta percha doblada es cojonuda para sujetar la maqueta mientras la saco por la ventana y la doy con el spray...": Maqueta que hace piiing cuando estaba bien cargada de pintura, saltando desde el segundo piso hasta el jardín de la comunidad, provocando que tío melenudo con pantuflas, bata de jubilauta y mallas (ahora uso pijama normal eh!) baje las escaleras como alma que lleva el diablo y se lance al jardín saltando setos y matorrales para encontrar la maqueta rebozada en corcanti de arena de jardín y una colilla. Para enmarcar el careto de las vecinas que marujeaban en el portal cuando de repente vieron salir del jardín al melenudo de la bata y las pantuflas empuñando un cochecito blanco lleno de mierda.

Aunque suene a cuchufleta, hay maquetas que están predestinadas a acabar mal, y el caso anterior es un claro ejemplo. Fué mi segundo cuarentaytresito, que localicé a mitad de precio en Matey por estar la caja abollada. Tras una rápida inspección vi que todo estaba dentro (lo normal de un provence: las ruedas, los vacus, las dos piezas que forman el coche, el cacho de plástico con barras-que-no-encajan y el alfiler misterioso) y me lo compré. Lo que no ví allí es que los vacus tambien sufrieron con el golpe y estaban aplastados. Empezamos mal.

Después vino el accidente piiiing anteriormente relatado, que se resolvió a base de disolvente, broncas y un cepillo de dientes. Las broncas vinieron por parte de pa y ma por el pestuzo que estaba dejando en la casa "que nos vas a intoxicar!!". Tras despintar y desparasitar la carrocería, volví a darle de blanco, obteniendo como resultado esta magnífica superficie para eliminar las durezas de los pieses:


Una vez lijada y pulida la pintura intenté poner las calcas, pero explotaron con el simple contacto del agua:


Varias maquetas después llegué a la conclusión de que la cosecha del 96 en cuanto a calcas de Provence se refiere fué nefasta. El mismo problema de lo he experimentado con un celica y un ibiza y se de otro tío que lo sufrió con un Viper, todos del mismo año. Con Micro Decal Film intenté salvar las calcas con poco éxito:


Enmascaré con Bare Metal y corté a medida para pintar las zonas grandes, pero se quedó la marca del cutter pues tuve que reposicionar el masking:


Decidí lacar para después intentar disimular los fallos a base de intemperizar el coche (ya me direis que intemperizao iba a tapar esas calcas rotas...) pero la laca me quedó como el culo, como ya se aprecia en la foto anterior, y salieron fish-eyes en zonas donde por mucha imaginación que le eche no llegaría la suciedad en el coche real, y menos en el rally de suecia!:

Nótese que por mas que me esforzase en "sujetar" esas calcas, acababan explotando si o si, algunas de ellas esperando incluso a tener la laca ya encima.

Así que acabé dándole al reset: Disolvente, broncas ("¡¡que nos vas a intoxicar!!") y cepillo de dientes otra vez, y juego nuevo de calcas para hacer otra versión. A partir de aqui no hay fotos, pero no por ello la cosa mejoró: pude comprobar que si sumo microsol con acrilico amarillo tamiya cuasi seco se obtienen unos mocos de lo mas realistas, y que unas tomas de aire sobre el capó cegadas por la laca quedan malamente. La maqueta sigue sin estar terminada. Perdí las ganas, la paciencia y las luces delanteras, así que guardé el modelito en la vitrina y lo coloqué delante de los demás a ver si aparece el duendecillo que me esconde las piezas y al ver la maqueta le da penita y me la termina.
3 Comments:
Anonymous Anónimo said...
Lo que tú no pierdas.....

Blogger Jorge said...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Blogger Jorge said...
Mu güeno, je, je, je...
¿De qué me sonaran estas vivencias?